Lo mejor de este blog...

viernes, 3 de diciembre de 2010

Podemos acabar como estas cerezas...


Estos días de frio me han hecho reflexionar -poco, que luego duele la cabeza y además me encabrono-, acerca del camino que llevamos, y de cómo podemos acabar, a no ser que unos extraterrestres decidan invadirnos precisamente hoy y los Sres Mercados se vayan definitivamente a tomar vientos...

Es curioso cómo la misma imagen puede provocar pensamientos diferentes, incluso opuestos... en este caso, mi pensamiento es que "Podemos acabar como estas cerezas".

- Como las cerezas: Apiñados, agrupados en lotes, los unos encima de los otros, limitando nuestras relaciones a aquellas cerezas  que alcanzamos con nuestro tallo.
- Como las cerezas, manipulados y explotados por por los intermediarios, que en nuestro caso no aportan más valor que ser los que limpian la conciencia de los poderosos, que no nos despedirán sino que utilizarán su frase favorita "no necesitaremos más de sus servicios, por favor comuníqueselo a su empresa"
- Como las cerezas, condenados bien a ser devorados, bien a pudrirnos poco a poco en nuestra caja sin un servicio público de salud en condiciones adecuadas para sanarnos.
- Como las cerezas, totalmente desorientados, quejándonos de la compañía, echándoles de menos en cuanto nos sacan del montón, sintiendo pánico al darnos cuenta de que nos van a comer, nos van a triturar... o quizá...

- Quizá acabemos siendo el adorno del pastel... Y sonriamos pensando que todavía nos queda cuerda para rato.
- Quizá acabemos dándonos cuenta de que podemos ser parecidos, pero que cada uno tenemos un sabor distinto. Y se nos haga la boca agua al imaginarlo.
- Quizá nos hagamos conscientes de que somos bellos, sabrosos, resplandecientes. Y nos sintamos orgullosos de nosotros mismos.

Y es que, aunque no seamos cerezas, y a pesar de que somos absolutamente incapaces de crear una sociedad a la altura de nuestros ideales, el hombre, "per-se", es un bicho bien conseguido...

Por cierto, las cerezas, compradas en el Mercado de la Plaza Mayor de León, estaban deliciosas. mmmmmmm

viernes, 29 de octubre de 2010

Reflexión acerca de la edad de jubilación



Tenemos que trabajar más...

Tenemos que ganar menos...

Ya publiqué algo al respecto cuando empezaron a prepararnos para la subida de la edad mínima de jubilación. No se trata de si nos jubilamos a los 65 o a los 67, no nos engañemos -ni nos dejemos engañar.

Se trata de si esos mismos que insisten en retrasar la edad de jubilación van a querer contratarnos, o seguir contando con nosotros, pasados los 55. ¿Van a dejar de "prejubilar" con 51, 53, 55? Porque si según ellos servimos para trabajar hasta los 67...

¿O acaso se trata de otra cosa?

A lo peor -y es que ya sabéis que soy un ácrata y un desconfiado- se trata de una gran trampa a medio y largo plazo para:
1 - Seguir abaratando la mano de obra, cuando "prejubilan" a uno de 55, se ahorran una pasta contratando a un cachorro con ganas de comerse el mundo y pánico ante la cola del paro. Como consecuencia, más beneficio para la empresa. Eso sí, tarde o temprano llega el momento en que se dan cuenta de que han descapitalizado la empresa, no queda nadie con experiencia acumulada que sepa cómo salir de una crisis, y la empresa se hunde (me viene a la mente algún ejemplo en la industria del equipamiento de telecomunicaciones...) ¿Queréis una prueba? ¿Alguien se ha preguntado porqué no hacen lo mismo con los Consejeros delegados, Directores Generales etc?

2- Disminuir los gastos de la Seguridad Social. Veamos, si un ciudadano cualquiera pierde su puesto de trabajo a los 55, y tiene que malvivir los siguientes 12 años hasta poderse jubilar, en los cuales agota el paro y, desesperado, tiene que aceptar empleos remunerados por debajo de su capacidad y productividad, serán muy, pero que muy poquitos, los que al jubilarse obtengan la pensión máxima. Como consecuencia, los que nos jubilemos dentro de 25 años, lo haremos agotados de intentar sobrevivir, y lo que se ahorrarán en pensiones se lo gastarán en tratar el incremento de depresiones (si sigue habiendo sanidad para todos, que será lo próximo), incremento de la criminalidad (¿volveremos a oir eso de "el que quiera estar seguro, que contrate seguridad privada"?) etc...

Eso sí, nuestros queridos políticos siguen asegurándose el futuro a base de bien, acaparando cargos públicos y garantizándose pensiones "de agradecimiento"...

Mientras tanto, yo pagando impuestos para seguir financiando el "Estado del bienestar"...

La única pensión que se merecen la gran mayoria de ellos es la pensión completa en Alcalá-Meco, panda de sinvergüenzas...

miércoles, 20 de octubre de 2010

Cargando pilas - Todo a pulmón




Me han comunicado que muy pronto volveré al fragor de la batalla, de la que nuevamente no se si saldré victorioso pero trataré en cualquier caso de salir vivo...

Mientras tanto, sigo aprovechando cada momento que puedo para cargar pilas, cual coche híbrido que recupera la energía de las frenadas... ¡¡¡espero que no sea un fiasco como el KERS de la Fórmula 1!!!

Y es que mientras unos se relajan haciendo fotos, otros se relajan en el Templo de Debod, sintiendo en su cara la puesta de sol...

y todo a pulmón...

viernes, 8 de octubre de 2010

Nos están agilipollando y no se lo debemos permitir

Ahora resulta que no se discute si Vargas Llosa merece el Nobel de literatura por su calidad literaria. Se discute si había que dárselo a un hombre declarada y marcadamente "de derechas". Ya lo decía Romanones, "Joder, ¡¡¡qué tropa!!!"

Lo primero; es liberal, no "declarada y marcadamente de derechas"; liberal, además, en el sentido original de la palabra; no sólo liberal en lo económico, sino también en lo humano, en lo social, en su oposición a las dictaduras de todo tipo... en fin, creo que queda claro... aunque no debería ser necesario, ya que estamos valorando su calidad como escritor, no su ideología política. Es que oiga, que yo quiero que mi jefe me valore por lo bueno o malo de mi trabajo, no por si pienso como él acerca de la política monetaria del gobierno de Uzbekistan...

Por cierto, a mí García Lorca me gustaba, y mucho, quizá porque era de izquierdas, pero dejó de gustarme cuando me enteré de que era "maricón". Y eso que escribió uno de los poemas sobre relaciones heterosexuales que más cardíaco me pusieron en mi juventud, La casada infiel (aquella noche corrí / el mejor de los caminos / montado en potra de nácar / sin bridas y sin estribos/ No quiero contar, por hombre / las cosas que ella me dijo... y que me la llevé al río / pensando que era mozuela / pero tenía marido). Pero es que claro, siendo maricón... adiós al Romancero Gitano, y a él que le entierren en el jardín de La casa de Bernarda Alba.

Algo parecido me pasó con Cela, que dejó de gustarme como escritor cuando me enteré de que era de derechas ¿o fue cuando se casó de segundas? ¿o cuando habló en televisión de que era capaz de absorber 2 litros de agua por vía anal? Por eso decidí no volver a leer La familia de Pascual Duarte, por mucho que me fascinó desde el principio. Y mi única relación con La colmena es que de vez en cuando tomo miel, y estoy pensando en dejarla también que el pollo era de La Alcarria...

Miguel Hernández, buf, mejor no hablo de él, porque era republicano... Adiós a las Nanas de la cebolla y al Cancionero y romancero de ausencias.

Fernando Fernán Gómez dejó de gustarme como actor cuando me enteré de que era de derechas, ¿o fue cuando soltó su famoso "a la mierda"? Adiós a La Colmena, La lengua de las mariposas y a La venganza de Don Mendo.

Alfredo Landa también escora por el Valle de los Caídos, así que me olvido de El Crack o Los Santos Inocentes... de paso así destierro también a Delibes, que además cazaba y nunca me gustó eso de pegarle tiros a los bichos... adios al Diario de un cazador, a Las Ratas y por supuesto a la sombra del ciprés, por muy alargada que fuera.

Gabriel García Márquez resulta ser excesivamente de izquierdas, o revolucionario, o bolivariano, así que sirva este párrafo como Crónica de una muerte anunciada que le destierre a 100 años de soledad.

Umbral, políticamente esquivo, personalmente descalificado cuando fue a "hablar de su libro", nunca me gustó como escritor, así que nunca me ocasionó un conflicto.

Pero lo peor, con diferencia, de todo, es mi último descubrimiento. Acabo de descubrir que Rafael Nadal es...

del Real Madrid. Joder. ¿cómo se le ocurre?

ahora tengo que dejar de ver el tenis...

Como decía áquel, "¿qué tienen que ver los cojones con comer trigo?"

Cada día estoy más convencido de que nos están agilipollando a conciencia, de conciencia, y lo que es peor, sin conciencia. Nos van a convertir en gilipollas esféricos, que son esos que los mires por donde los mires, son gilipollas. Y creo que no se lo debemos permitir.

Por cierto, señor Vargas Llosa, mi más sincera enhorabuena, creo que se lo merece. Y de paso, gracias por Los cachorros, Pantaleón y las visitadoras, La fiesta del chivo, Las travesuras de la niña mala...

miércoles, 6 de octubre de 2010

A través del espejo...



No se por qué, pero llevo un tiempo mirando al cielo y los espejos, buscando algo... aunque aún no he descubierto qué.

No se por qué, pero cada vez me atraen más las formas caprichosas que adoptan las nubes y su manera de filtrar la luz, como si quisieran transmitirme que a pesar del sol, o del viento, ellas siguen siendo capaces de crear belleza por si solas.

No se por qué, pero cada vez me hipnotizan más los reflejos de la realidad que me devuelven los espejos, y muchas veces me quedo embobado, mirando alternativamente a la realidad y su reflejo, tratando de descubrir cuál es más real de los dos, cual se acerca más a mi concepto de lo que debe ser la verdad.


Esta última semana, sin embargo, no puede definirse más que por el lío tremebundo que han formado la realidad y su reflejo, fundiendo las imágenes y confundiendo las líneas de mi pensamiento hasta conseguir desorientarme del todo... casi como si fuera Alicia a punto de atravesar el espejo.

Esta última semana, hasta el momento, ha estado a punto de poder conmigo, me ha hecho enfrentarme a algún que otro demonio que creía superado y olvidado, y me ha subido a una montaña rusa de sensaciones contrapuestas que a punto ha estado de costarme caro...





Cambio de etapa - ilusión - nuevas oportunidades - ilusión - gatillazo del jefe - nuevo intento - gatillazo del jefe  - desesperanza - incomprensión - incredulidad - chiringuito cutresalchichero - ya me busco yo las castañas - nuevas oportunidades - mismo perro con distinto collar - al menos el collar es mejor - decisión tomada - ahora se pegan por mí - esto no hay quien lo entienda - ¿¿¿qué hago???
Menos mal que como dice mi amigo Eugenio tengo los pies en el suelo y mucha capacidad para enlazar situaciones actuales con hechos pasados, y pensando en pegarle un tiro a alguien me acordé de la lección de balística del Sargento Arensibia (Historias de la P... mili, El Jueves, la revista que sale los Miércoles): “la bala sale a toa leshe y poco a poco cae por la assión de la fuersa de la gravedá; y si no hubiera gravedá... ¡¡¡caería por su propio peso!!!”


Efectivamente, al final todo cae por su propio peso, que en mi caso es mucho, y sólo tuve que sentarme un minuto y cerrar los ojos para volver a tener claras mis prioridades.

Continuará...
PD: Pinchando en la foto se ve más grande y mejor...

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (VII - Tanagustito)




Estamos aquí... Tanagustito... joer ya quisisera Ortega Cano...
Hace calor. Mucho. Pero en realidad, no se está nada mal aquí, tan agustitoen El Retiro, peazo parque, al lado de este peazo monumento, peazo leones, ahí querría ver yo al Angel Cristo ese, derrengao en estas peazo escaleras, tomando el sol, el airecillo, mirando al mar, bueno al lago, las chavalas en las barquitas, ji-ji, ja-ja, ¿tienes fuego? ¿te vale con el de mi mirada, que estáis muy lejos pa llevaros el mechero? jaja qué chispa, ¿te das una vuelta con nosotras? otra vez será, que ahora tengo cogida la postura... qué jodías, lo que quieren es que me ponga a remar, ahora questoy tanagustito...
Ahí me las den todas...


Sólo me falta la cervecita fria, la verdad es que podría ir al kiosko y pillar una, mmmm qué rica, una birrita... ¿dónde está el kiosko? joer, al otro lao del lago, qué pereza... ahora que tengo cogida la postura... mejor me quedo aquí otro rato y espero a que se vaya el pesao este de la cámara, que me tiene frito, igual piensa que no me he dado cuenta de que no está sacando el caballo... le diría algo, pero me da una pereza, con lo agustito que estoy yo aquí... mírale con los pantalones largos, la camisa, la mochila esa enorme que lleva, que no deja de sacar cosas para la cámara, mírale como suda, con lo agustito que estoy yo aquí desparramao...

Claro que igual él también está tanagustito, ahora que no está currando y haciendo algo que parece que le gusta... si es que 'tié k'aber gente pa tó'.... pues salud colega, a disfrutar.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (VI - Limón granizado)

Todo un día de verano juntos, sin saber muy bien qué hacer... hablando, paseando, recorrimos El Retiro durante horas, intercambiando confidencias; esto sí, esto no, aquello quién sabe...De vez encuando, accidentalmente, un roce de nuestros hombros, o mejor todavía de la piel desnuda de nuestros brazos que me produce una descarga eléctrica y me pone muy, muy nervioso...
En algún momento insinué la mano por su espalda, no demasiado alto para no forzar un acercamiento, no demasiado bajo para que no piense que quiero ir demasiado rápido... mi padre a eso lo llama "marear la perdiz", aunque no termino de ver claro a qué se refiere, qué tendrán que ver las perdices con todo esto... el caso es que no he notado respuesta por su parte...

De repente ella tomó la iniciativa y me dijo "Tengo mucho calor, ¿te apetece un limón granizado?" apenas conseguí balbucear una respuesta cuando ella, suspirando, me agarró la mano y, tirando de mí, "anda, vamos" nos dirigió hacia el kiosko. Menos mal que me dejó pagar, al menos no dejo de tener la impresión de que mantengo algo de iniciativa...

Pero es sólo una impresión, me vuelve a agarrar de la mano libre y me lleva al monumento que hay al lado del estanque, busca el lado de la sombra y me "descubre" por casualidad este rinconcito donde nos  acomodamos, entrecruzamos las piernas, bendito limón granizado que me ha dado más en un minuto de lo que yo he conseguidoen toda la mañana...

Me mira a los ojos y me pregunta "¿qué piensas?" por supuesto, no se qué decir, me aturullo, realmente no puedo decirle lo que pienso, me llamaría guarro y saldría corriendo, y seguro que encima me sacude un bofetón... ella me mira, sonrie, "¿se está bien aquí, verdad?" cambia de postura y se acerca más, con el vaso frio del limón granizado sobre mi muslo y el calor de su brazo desnudo sobre mi rodilla, me voy a volver loco.

Está decidido, en cuanto se acabe el limón pasaré al ataque, de hoy no pasa, aquí, ahora, o cae ella o me caigo yo con todo el equipo, pero no puedo seguir así, me va a dejar por aburrido... o por cobarde... me mira, sonrie y pega un sorbo largo al limón; miro el vaso y descubro que no ha bajado el nivel, me está engañando, ¿o quizá me está dando tiempo a decidirme? Si ya estoy decidido... y ella ha dejado de mirarme, ahora sólo mira al vaso mientras simula beber, y cada vez estoy más nervioso...

¿¿¿Se acabará de una vez el maldito limón???

martes, 21 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (V - La carga del 7º de Fotografía)


A veces sucumbo a la tentación de titular las fotografías con el pensamiento que me vino en el momento de tomarla. Por eso ésta se llama "La carga del 7º de Fotografía"; estaba yo persiguiendo víctimas inocentes cuando de repente llegaron como una turba, prácticamente sin hablar entre ellos, empezaron a desplegar trípodes, cámaras, objetivos, y se dieron a la tarea de acribillar a golpes de obturador la pobre fuente que presidía la rotonda.

Me llamó la atención lo mismo que otras veces que he visto acciones similares, tipo "La carga de la caballería ligera", y fue que actuaron como una manada, todos siguiendo al líder. Allá donde él plantó -o 'plantuvo'- su trípode, allá se colocaron todas hasta enmudecer, con el ruido de sus obturadores, el sonido cristalino de la fuente. Todos desde el mismo sitio, todos desde la misma altura, todos haciendolo todo igual... y yo pensé aquello de "¿ninguno va a pensar qué es lo que le gustaría a él?" ¿Qué clase de profesor es el que no reacciona ante algo así? Porque además, se colocaron en el peor sitio posible, justo frente al sol, y alguna estuvo un buen rato mirando con los ojos entrecerrados a su cámara, intentando variar los ajustes por encima de la ceguera temporal...

Menos mal que en ese momento la chica de los pantalones rojos les miró a todos y se separó, no mucho, pero al menos lo justo para verlo todo desde una perspectiva diferente, que es de lo que se trata, ¿no?

Por mi parte, inmortalicé el momento, intrascendente como todos, y me fui con mi música a otra parte, a equivocarme yo solo...

PD: Y aquí tenéis la fuente desde donde estaba el 7º de Fotografía...

lunes, 20 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (IV - Meditando)


Una actitud. Una manera de vivir la vida, más que de verla o entenderla.


Miro, contemplo, respiro, no sólo por la nariz, también por los ojos, respiro cada color, cada forma, cada mancha borrosa que pasa a mi lado, rápida, inmersa en la vorágine de prisa, sudor, resultados, corre, corre, ¿sabes adonde vas? No importa, lo importante es correr, alguien encontraré por el camino que me diga dónde voy, o dónde ir, o…

Unos buscan inspiración, otros relajarse, otros quieren disfrutar del momento… yo simplemente existo y vivo, soy consciente del momento, mi respiración, suave, leve, ligera, me proporciona únicamente el oxígeno necesario, no más, no menos, al ritmo necesario, no más rápido, no más lento, soy feliz confundido con la hierba, con los árboles, con la brisa que serpentea entre todos nosotros llenando mis oídos de murmullos que me hablan de todo lo vivo que me rodea...



He descubierto lo poco que necesito para ser; no para ser feliz, no para ser rico, no para ser envidiado, sólo para ser.

Y sin embargo, también os entiendo a vosotros, que todavía no habéis sido capaces de vencer vuestros instintos, dominar vuestras pasiones, independizaros de toda convención. Os entiendo, respiro vuestro amor hacia los que queréis, filtro y transpiro vuestro odio hacia los que os asustan, los que os hacen daño, mastico vuestra pena hacia quienes no os entienden.
Y sí, entiendo también al cazador que me encontró y me cazó sin que yo me diera cuenta, en parte por su habilidad, en parte porque yo no le buscaba, porque aunque hubiera estado frente a mí en ese momento no le habría visto…

Si no fuera por este picor...



viernes, 17 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (III – Esto sí que es Rock’nRoll)


Vivimos rodeados de lugares comunes. Ese concepto al que todos recurrimos cuando nos enfrentamos a un reto, sea personal, empresarial o deportivo (somos once contra once, no hay equipo pequeño, nosotros tenemos que poner toda la carne en el asador…) Cuando celebramos, pletóricos, la gloria del triunfo (me siento muy feliz, tengo que seguir adelante con humildad y seguir mejorando, mis rivales son tan grandes como yo y son los que hacen mejor jugador y persona…) También cuando nos sentimos perdidos, desorientados, atascados, derrotados (ha sido un golpe muy duro, tenemos que levantarnos y volver a caminar, hay que volver a empezar, con la cabeza alta…)


A mí, particularmente, siempre me han llamado la atención esos lugares comunes que son sitios físicos a los que acudimos en búsqueda de inspiración (ver la primera entrega de esta serie, Historias de El Retiro – I), desahogo de la melancolía (esos paseos de película por la orilla del mar frente al rojizo atardecer, el viento siempre en nuestra cara), expresión jubilosa del triunfo (ese señor gritando con los brazos en alto en la cima de un cerro). Generalmente estos sitios van acompañados de un acompañamiento musical adecuada que resuena en nuestras mentes, ya sea la banda sonora de Memorias de Africa, alguna balada de Spandau Ballet, el Eye of the tiger de Rocky Balboa o el We are the champions de Queen. Es cuando entramos en lo que yo llamo "modo videoclip".

Y luego tenemos ese lugar, común o no, donde vamos a hacer lo que nos apetece, sin pensar en si nos ven (yo ni les miro), nos oyen (que se vayan), nos critican (me la pela) porque tenemos perfectamente claro que no hacemos mal a nadie y que haciendo eso estamos mejor, nos sentimos mejor, pensamos mejor y somos, al final, mejor persona. Hacemos eso que, como dijo el gran Miguel Ríos en su Rock&Rios, “que nos tiene que hacer, y que nos ha hecho, mucho más dignos, mucho más ‘persona’ “

Y eso, amigos, eso sí que es Rock ‘n Roll.

PD: Me acabo de daro cuenta, con la mención a Miguel Ríos, de que me estoy haciendo muy mayor... pero como dijo él mismo, "Los viejos rockeros nunca mueren"...
 
Salud.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (II-La canción del Pirata)

Francamente. Quería publicar esta foto, como parte de la serie "Historias de El Retiro" por varios motivos. El primero, que es una de las fotos que tomé esa calurosa tarde de Verano y que, según la tomé, pensé "esta, para el blog".
El segundo, que la foto me transmitía mucho, a mi juicio es una de esas escenas que te causan "sensación".
El tercero, que es una estampa habitual de cualquier día de Verano en el Retiro, y que debería tener una historia.

El problema es que no he conseguido escribir nada que no me avergüence de mí mismo. Lo reconozco. He intentado darle vueltas y más vueltas, y no he conseguido escribir tres líneas decentes que no me hicieran pensar "si lo leyera de otro, me indignaría".

Entonces, me acordé del que a mi juicio fue el mejor pie de foto de la historia moderna del periodismo: La foto, en primera plana del diario El Mundo, de la boda de Rociito. En la foto, el feliz matrimonio con los padres de la novia y sus respectivas parejas. El pie de foto, sencillo, sincero y descriptivo: "la peluquera, el boxeador, el torero, la folclórica, el Guardia Civil y la novia embarazada". La mejor descripción de la España Profunda, con mayúsculas.

Y decidí subir la foto sin historia, sólo con un pie de foto, lo suficientemente descriptivo y estaba decidiendo entre "El Richal, el Yoni, el Tito y la Vane" y "Uno remando, tres mirando", cuando me acordé de lo que pasó por mi mente cuando vi la escena, levanté la cámara y tomé la foto. Os juro que es cierto, y gracias a Espronceda publico hoy el mejor texto de la corta historia de este humilde blog.
Canción del pirata

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

La luna en el mar rïela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Stambul:

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.
Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.
Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
A la voz de «¡barco viene!»
es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar;
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

En las presas
yo divido
lo cogido
por igual;
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna entena,
quizá en su propio navío.
Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.
Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.»

lunes, 6 de septiembre de 2010

Historias de El Retiro (I)


Como tantas otras tardes, desde hacía ya mucho tiempo, quizá demasiado, reunió el poco valor que le quedaba y decidió enfrentarse a su mayor temor, ese folio en blanco que siempre quiso llenar con todo aquello que bullía en su interior, le acortaba la respiración y llenaba su pecho de angustia. Quería compartir sus sentimientos, hacer partícipe a todo el mundo de sus ideas, sus inquietudes, sus pasiones, conseguir que todos llorásemos y riésemos como ella hacía cada día.


Como tantas otras tardes, se forzó a la aventura incierta de asomarse a su interior para tratar de decidir por dónde empezar, qué contar primero, cómo hilarlo con lo que vendría después. No era fácil, porque en realidad ni siquiera había un principio que utilizar como ancla. Mil chispas de interés reclamaban su atención al mismo tiempo,  revoloteaban a su alrededor a toda velocidad y con trayectorías independientes, haciéndole muy difícil elegir una cualquiera para comenzar su historia.


Como tantas otras tardes, se sintió incapaz de canalizar ese torbellino de emociones sin destruirse a sí misma por el camino, incapaz del esfuerzo de traducir sus sentimientos a palabras sobre un folio en blanco; las palabras que venían a su mente no reflejaban ni de lejos lo que ella sentía, cómo se sentía.... deberia ser algo que hiciera que el lector se sientese expectante,

incierto,
arriesgado,
asustado...
debería ser algo que ofreciera alegría,

esperanza,
osadía,
orgullo,
y, por supuesto, amor.
Era tan, tan difícil...

Buscó la huida, o ayuda, o inspiración, no tenía claro qué, en un parque cercano a su casa; quizá esperaba que la calma que invadía el parque en el calor del verano, el roce de la hierba ligeramente húmeda en sus pies, el ruido del viento agitando las hojas de los árboles, contribuyeran a calmar su ansiedad, serenar su espíritu y mostrarle el camino…





El tiempo pasaba y la frustración se tornaba casi aburrimiento cuando levantó la vista, frotándose los ojos, tratando de encontrar una chispa en la tiniebla de su ojo cerrado, y le vio. Un cíclope la espiaba desde el otro lado del seto tras el que se resguardaba. Un cuerpo alto, grande, de anchos hombros y una cabeza cuadrada y negra de la que sobresalía un ojo alargado y ancho. Tras un primer momento de sobresalto, se dio cuenta de lo que estaba viendo y respiró, sonriendo mientras recuperaba la respiración.

A pesar de todo, cuando vio a ese individuo fotografiando su momento de melancolía, dejó de lado su obsesión de sacar al exterior todo lo que llevaba dentro y empezó a imaginar la historia de ese hombre, alto, en la cuarentena, ligeramente pasado de peso que la miraba con una mezcla de melancolía y comprensión cuando bajó la cámara.



En ese momento, su corazón, su cerebro y su bolígrafo obraron la magia y las palabras empezaron a fluir a toda velocidad, llenando el maldito folio en blanco con la historia de un hombre que, cansado de estrellarse tantas tardes contra el muro infranqueable de un folio en blanco, decidió convertirse en cazador de imágenes; y mientras buscaba esa imagen definitiva, “la imagen” que lo diría todo sin necesidad de palabras, encontraba en los demás el reflejo de su pasado…

miércoles, 18 de agosto de 2010

Estar tranquilo

Hace mucho tiempo un amigo me confesó que a veces le sacudía el deseo de marcharse al desierto a -literalmente- "estar tranquilo".

Ese "estar tranquilo" incluia, por supuesto, el poder gritar todo lo que quisiera, correr, saltar, tirar piedras, pegar patadas a la arena o al aire...

Curiosamente, yo pensaba entender lo que quería decir, ya que a mí también me apetecía eso de irme al desierto a "estar tranquilo".

Con el paso de los años, me fui dando cuenta de que en realidad lo que mi amigo quería, lo que yo también necesitaba, era desahogarse, poder ir a un sitio a dar literalmente las tres voces, soltar todo lo malo y negativo que llevaba dentro para quedarse "más suave que un guante" sin provocar daños colaterales, vamos sin fastidiarle el rato a nadie ni hacerle daño a alguien cercano. Poco a poco fuimos descubriendo que, a falta de desierto, podíamos tratar de hacer lo mismo a base de gimnasio, dándole golpes a un saco, corriendo a lo Forrest Gump o lléndonos de copas con los compañeros de la oficina, teniendo eso sí la precaución de no invitar al objetivo de nuestros gritos...

Después nos casamos, tuvimos hijos, y pronto descubrimos otra acepción de "estar tranquilo": "cómo me apetece estar unos días yo solito en casa, sin mi mujer dándome la barrila, sin los niños tocando las narices, dedicándome sóla y exclusivamente a mí..." Vamos, lo que viene a ser el Rodríguez de toda la vida.

El caso es que ahora "estoy tranquilo", osea de Rodríguez. Estoy sólo en casa mientras mi mujer se quedó en la playa con los niños una semana más. No es el primer año que pasa, y me ha servido para confirmar lo que ya sabía desde hace tiempo: que no valgo para esto; que a mí, sin ella, la cama se me hace enorme, un páramo solitario donde me revuelvo inquieto. Y mis ojos se convierten en algo inútil, porque sólo ven paredes en lugar de su cara. Y sin los niños, la casa es una mansión vacía que me hace pensar en que para qué quiero cambiar a una más grande... Antes de ir al páramo de mi cama paso por sus habitaciones, como cada día, a darles las buenas noches, besarles mientras duermen, y sólo encuentro unas casas de muñecas de tamaño natural y vacias de nada importante.

Por ello, esta noche he vuelto a soñar que estaba en el desierto, como este verano, con ellos, disfrutando de verdad de lo que significa "estar tranquilo".

-----
La foto está tomada este verano en Almería, en una urbanización llamada "Desert Springs". Espero que os guste.

martes, 6 de julio de 2010

Maravilla de piedra, Pilares de sal

La Catedral de León se empezó a construir en su versión actual allá por 1.200, sobre los cimientos y restos de dos catedrales anteriores, la primera construida en torno a 900 dC.

Esta Catedral es un reflejo magnífico del puro Gótico, la lucha por la luz, por conseguir que sea el espacio vacío el que llene el edificio y eleve al visitante a las alturas. En este aspecto llega al extremo, siendo sus pilares y resto de líneas de fuerza los más finos entre los finos.

De hecho, es muchísimo más bonita por dentro que por fuera. Bonita por sencilla, ya que está bastante más desprovista de adornos que el exterior, y la mayoría de ellos son posteriores a su construcción.

Cada vez que visito León tengo una cita obligada con ella, ya que su interior es uno de los pocos lugares donde consigo alcanzar el "reposo interno" sin esfuerzo, y no deja nunca de maravillarme lo que nuestros antepasados consiguieron hacer sin más ayuda que su talento, sus manos, martillos, cuerdas y poleas. De verdad, pasear entre sus columnas, que no entre sus muros, se convierte en un ejercicio de elevación espiritual instantáneo, que supongo es uno de los objetivos que buscaron sus constructores.

Lamentablemente, dichos constructores no pensaron nunca  que su obra fuera a alcanzar casi el milenio de antigüedad, y no previeron por tanto la necesidad de utilizar materiales más o menos "eternos". Por ello, utilizaron para los pilares la piedra caliza de Boñar. Dicha piedra caliza, además de no ser de una gran calidad, tiene el inconveniente "per se" de ser muy sensible al agua, que lleva visitándola 800 años sin descanso. Adicionalmente, la contaminación generada por nuestros vehículos a motor durante varias decenas de años circulando por sus alrededores también ha ayudado al deterioro progresivo de nuestra amiga.

En otros casos este deterioro no es peligroso en sí mismo, fundamentalmente por presentarse en edificios más sólidos, o estables, o "tapados". Nuestra amiga es bella, sí, pero también muy frágil, y cualquiera de esos estrechos pilares que se elevan al infinito, y todos esos arcos que nutren de espacio vacío al conjunto del edificio, puede ser el causante de una catástrofe. Nuestra pobre amiga descansa sobre pilares de sal.

Y ahora viene mi indignación, que no podía faltar. La indignación es con todos nosotros como raza, que somos capaces de destruir el mundo entero con sólo apretar un botón, de viajar más rápido que el sonido, de ver a través de las paredes y de los cuerpos... pero no somos capaces de encontrar una solución para que la lluvia no destruya una piedra. Una piedra, por cierto, que con todos nuestros medios no seríamos capaces de imitar. ¿O sí? Quien sabe, mejor que no tengamos que comprobarlo, ¿verdad?

lunes, 31 de mayo de 2010

FINALISTA: 58 minutos, 14 segundos

Ayer Domingo, 30 de Mayo, se celebró en Madrid la III Carrera Popular Liberty Seguros sobre una distancia de 10 Km. Como recordaréis, estaba inscrito en esta carrera como reto personal, para celebrar mi primer año sin fumar. mi objetivo era Terminar, y si era posible, bajar de una hora (6 minutos por kilómetro) que es la frontera del "trote cohcinero"... Como no quiero aburriros demasiado, a continuación os relato el resumen de la carrera...

06:15 - Madrugón para tomar un café -a ver si me despeja-, ducharme -a ver si me activo- y vestirme -a ver si se me olvida y doy el espectáculo-... Ya preparado, coche y carretera para llegar prontito y poder aparcar en un parking cercano, que nunca se sabe...

07:25 - Llego a Felipe II, soy de los primeros; ya sabía yo que en algún momento sería de los primeros... recojo el chip y me lo pongo 3 o 4 veces hasta que quedo conforme con la posición...

08:00 - Empiezo a estirar, poco a poco para no romperme. Hay mucha gente, y la mayoría parecen en forma... no se ven demasiadas ruinas, aunque estando yo, ya cubrimos el cupo.

08:30 - Como soy previsor, hago pipí en los servicios portátiles, no vaya a ser que luego me de el apretón... Me pongo a calentar en plena calle Goya, qué gozada. Hay algunos salvajes que calentando van más rápido de lo que yo puedo correr,  es como comparar la elegancia de las gacelas con el andar de los elefantes... sí, no hay duda, yo soy el elefante...

08:55 - Todos preparados en la línea de salida; me entra el apretón. Sí, lo hice hace 20 minutos, pero estoy que me lo hago... ¿serán los nervios?

09:00 - Dan la salida. Si me pongo de puntillas, a lo lejos veo gente corriendo; nosotros seguimos quietos, de charleta y sin que parezca que vayamos a arrancar... dos minutos y empezamos a movernos, andando, hacia la línea de salida.

09:04 - Paso por la línea de salida. Manolo, tú tranquilo, llevas la música, el pulsómetro, el GPS para medir la velocidad, nada puede fallar. Tú a tu ritmo, que estos que van a toda mecha no van contigo...

KM1, 6:00 minutos. Primer kilómetro, justo a la altura de Velázquez. Pasamos por el túnel, y llegamos a la Puerta de Alcalá. Es una gozada tener estas calles para mí... si no fuera porque como me descuide me lo hago encima... Llegando a Cibeles, enfilamos por el lateral de Castellana y estoy como Camilo Sesto, "Ya no aguanto más"... veo a muchos compañeros que han descubierto el lado trasero de los árboles y allá que me voy, lo sé, es incívico, y una guarrada, pero sería peor hacérmelo encima, ¿no?

KM 2, 13:00 minutos. Un minuto perdido sobre mi ritmo previsto. Creo que lo podré recuperar, pero encima no me puedo fiar del GPS, que tiene desfase con la medición de la organización... Bueno, poco a poco, ahora que es cuesta arriba no voy a desgastarme, total, esta cuesta es hasta Concha Espina...

Paso por Colón y me doy cuenta de que Concha Espina... pero... si eso está lejísimos, es el Bernabeú, Dios Mío, ¿hasta allí? Bueno, tranquilidad, antes de eso está el avituallamiento del KM 5...

KM 5, 32:30 minutos , Avituallamiento, donde llego... más o menos bien... y... ¿Gatorade? ¿Agua? Pero... ¿dónde están las botellas de oxígeno? así no hay manera... otro minutito perdido esperando el Gatorade y seguimos la marcha, que llevo 2 minutos y medio acumulados de retraso.

Llegamos al Santiago Bernabeú, si tuviera aliento gritaría "Forza Atleti", pero el poco que me queda se va de golpe cuando veo la cuesta de Concha Espina, madre mía, ¿por ahí tengo que subir? Poco a poco, siempre a mi ritmo, me doy cuenta de que voy adelantando a bastante gente, y me animo. Me animo tanto, que cuando llego a Serrano casi me da el yu-yu, menos mal que en cuanto lleguemos a Príncipe de Vergara ya es cuesta abajo, y si hace falta me dejo ir rodando...

KM 7, 43:30, he recuperado algo pero me sobra minuto y medio para cumplir mi sueño de 1 hora, ahora que he recuperado el aliento tengo que apretar un pelo... llegando a María de Molina, otro pequeño repecho para obligarme a mantener la calma y enfilo la zona de los Comuneros, Maldonado, Juan Bravo, Padilla...

KM 8, 48:00 ¡¡¡Clavado!!! llevo una media de 6 minutos por Kilómetro, estoy justo en el límite de 1 hora para los 10 km, estoy en pleno "trote cochinero"... que no decaiga, uy, ese se ha caído, ¡joder!, a ese le está atendiendo un médico... si es que dejan apuntarse a cualquiera...

KM 9, 53:00 ¡5 minutos el último Kilómetro! Tengo 7 para el último, ya se ve Goya allí abajo... esto está hecho, no , espera, esto es Príncipe de Vergara, la meta está en Felipe II, entonces... ¡¡¡qué cabrones!!! y decían que los últimos 3 km eran cuesta abajo... serán perros... llego a Goya y me encuentro con otra cuesta arriba, menudo repecho, esto en coche cuesta mucho menos... Al menos espero que cuando lo encuentren me devuelvan el pulmón que he perdido por aquí... Llego al cruce de Goya, Alcalá, Conde de Peñalver y Narváez y ¡¡¡sí!!!, ahí está la meta, aprieto los dientes, mejor los abro de nuevo, que estoy sin aire, y llego a la meta.

KM 19, 58:14 ¡¡¡Sí!!! ¡¡¡ HE ROTO LA BARRERA!!! He cumplido mi objetivo de bajar de la hora, ya puedo decir que NO hago trote cochinero, que hago un ritmo  de "5 y pico", a quién le importa que el pico sea tan alto???? A mi espalda oigo por megafonía que ha llegado Anne Igartiburu... Osea, que al menos en esto, ¡estoy mejor que ella! Y parándome a hacer pipí, ¿eh?

Llamo a casa. Gonzalo me preguntá cómo he quedado
- "hijo, he quedado FINALISTA"
- "papá, ¿finalista?"
- "Sí, hijo, he llegado hasta el final"
Espero que algún día lo entienda...

Bueno, resultado final.

Total corredores, 10.000 aprox
Total corredores llegados, 7.114
Mi posición: 5.295 (según tiempo real)
En mi categoría de Veteranos (mayores de 35 años): 3.058 de 3.870

Dato curioso. El último veterano hizo 1:23:00, o sea que le saqué prácticamente la misma distancia que el ganador (31:30) a mí (58:14)... bueno, más o menos, ¿no?

Y además, si la categoría fuera "Casi cuarentones, ex-fumadores recientes, operados 3 veces de la rodilla y con 110 kilos a cuestas", habría ganado yo.

Habrá que bajar peso y afinar, que seguro que podemos bajar de 55 minutos... No Limits

viernes, 21 de mayo de 2010

La alfombra de Aladino... en la Gran Vía

Lo reconozco, no lo tenía previsto. Se me ocurrió celebrar con mi mujer que llevo cumplía un año sin fumar lléndonos a ver un musical, Chicago por más señas. Y como soy así, me encontré con que era 15 de Mayo, San Isidro, y el amigo Gallardón había decidido que, "pa chulo, él" y montó "el pifostio padre" en Gran Vía, aprovechando la coyuntura de los 100 años de tan insigne vía.

Y me encontré, entre otras cosas, que para la ocasión había alfombrado la Gran Vía. Sí, habéis leido bien, pusieron una alfombra en la Gran Vía. 1.300 metros de alfombra, que ya son metros, y ya es alfombra, teniendo en cuenta el ancho de la calle, que es "ancha que te cagas", y perdón por el lenguaje, pero es que han pasado 6 días y todavía se me inflaman los vapores al recordarlo...

Porque mire, bien está la fiesta; bien están los conciertos; pasen también los fuegos artificiales, que a todos nos alegran el espíritu. Pero, hombre de Dios, con la que está cayendo, ¿1.300 metros lineales de alfombra? ¿unos 40.0000 metros cuadrados de alfombra? ¿no le parece un pelín excesivo? ¿no es mucha alfombra? Ya la hubiera querido Aladino para sí...

Y digo yo, teniendo en cuenta que la iba a quedar para el arrastre, rota, quemada con las colillas, llena de manchas y cristales del botellón posterior, vamos que iba directita para la incineradora, ¿no habría valido con darle un buen manguerazo a la calle?

Y mire, no, tampoco me vale que hubiera un patrocinador, que corriera con parte o el total del gasto. A él también le pregunto, iguale que a usted:

¿Cuántas casas de gente necesitada habríamos podido alfombrar?
¿Cuántos platos de sopa en los comedores sociales?
¿Cuántos libros para los niños que no pueden pagarlos?
Qué bonita manera de celebrar el Santo Patrón de todos los madrileños, en lugar de con tanta farfolla, que ya está bien, ¿no? Y Sr Patrocinador, eso sí sería una buena publicidad, porque con lo de la alfombra, miedo me da pensar en lo que me va a cobrar usted a partir de ahora por las llamadas...

Y por cierto, Sr Alcalde, a ver si para el año 101 lo celebra usted regenerando la parte de atrás de la Gran Vía, que falta hace, que la tiene usted hecha una mierda, llena de miseria, prostitución, drogas y otros muchos males mayores. Déjese usted de tanta fachada y limpie la trastienda, que ahí sí tendrá el apoyo de todos, porque estará usted haciendo algo bueno para todos.

Y es que, para alfombra, la de nuestro chotis:

Cuando llegues a Madrid, chulona mía
voy a hacerte emperatriz de Lavapies;
y alfombrarte con claveles la Gran Vía,
y a bañarte con vinillo de Jerez

En Chicote, un agasajo postinero
con la crema de la intelectualidad
y la gracia de un piropo retrechero
más castizo que la calle de Alcalá

Madrid, Madrid, Madrid,
pedazo de la España en que nací
por algo te hizo Dios
la cuna del requiebro y del chotis.

Madrid, Madrid, Madrid,
en Méjico se piensa mucho en tí
por el sabor que tienen tus verbenas
por tantas cosas buenas
que soñamos desde aquí;

y vas a ver lo que es canela fina
y armar la tremolina
cuando llegues a Madrid.

lunes, 10 de mayo de 2010

¿Caja Mágica? No, Caja Registradora

Este sábado volvimos a ir al tenis, a ese estupendo complejo tenístico llamado la Caja Mágica que dentro de poco alojará al Madrid de Baloncesto en vista del fiasco olímpico de nuestro estimado alcalde.

Qué lástima; qué pena; qué vergüenza me hicieron pasar delante de mi hijo.

Como el año pasado, cuya experiencia os conté en mi post "La caja registradora", dejé en casa las botellas de agua, asumiendo que no me dejarían introducirlas con la excusa de la seguridad. Pero llevé comida, más que nada porque nos gusta eso de comernos el bocata viendo un partidito... Al entrar, sorpresa: el vigilante jurado me indica que no sólo está prohibido introducir la bebida, este año también hay que dejar fuera la comida.

¿Seguridad? Siguen vendiendo las botellas con el tapón. Un bocadillo de jamón serrano poco daño puede hacer, si hay alguien tan loco para tirarlo...

La verdadera razón: Agua, 2€; Refrescos, 3€ (50 céntimos más que el año pasado), Cerveza, 3€; porción de Pizza, 6 €; Bocadillo, 7€

La cara de incomprensión de mi hijo de 8 años, que no entendía cómo podíamos tirar la comida, no tiene precio.

Todavía pienso que tenía que haberle hecho caso y habernos vuelto a casa.

Han pasado un par de días y, mientras escribo, me estoy volviendo a calentar.

Sr Gallardón, ¿Cómo permiten ustedes esto? ¿Tanto necesitan esos ingresos? ¿NO LES DA VERGÜENZA? No, no me conteste que ya me se las respuestas:

- Lo permitimos porque nos da la gana
- Eso a usted no le importa pero sí, lo necesitamos como agua de Mayo y la recaudación de los radares de la M-30 o el impuesto de recogida de basuras a las plazas de garaje.
- No, ciudadano, no nos da ninguna vergüenza, por eso estamos aquí, dedicados a la política.



Y así no s va a los demás...

martes, 27 de abril de 2010

A vueltas con el pañuelo...

Hoy no me he levantado muy católico, valga la expresión para el tema del que voy a hablar, y he decidido meterme a jardinero… vamos, que me voy a meter en un jardín, del que espero salir sin muchos rasponazos...


Que no. Que no es un problema religioso, por mucho que nos lo quieran hacer ver. En este caso, es un problema de disciplina interna de un colegio... en el de mis hijos, por ejemplo, el reglamento interno también prohíbe llevar cubierta la cabeza; y enseñar la ropa interior; y los piercings; y los tatuajes visibles. Y los padres, al inscribir a nuestros hijos, aceptamos ese reglamento. Lo que significa que un niño maorí, con el cuerpo tatuado de acuerdo a sus tradiciones ancestrales, tendrá que taparlos para continuar en el colegio. O que su compañera, por mucho que quiera, no podrá lucir ni el piercing del ombligo, ni el tanga por encima de los pantalones. Y que nadie puede llevar la cabeza cubierta, sea por el motivo que sea, siempre y cuando no vaya contra su salud.

En este caso, la niña ya iba al colegio sin pañuelo, de acuerdo con el reglamento que el resto también acata. Y de repente decide ponérselo, o su padre decide que se lo tiene que poner, lo cual está bien, o no, pero va en contra del reglamento del colegio. Sus compañeros no pueden ponerse la capucha en la cabeza ni cubrirse con una gorra. No es un problema de libertad religiosa sino de cumplimiento de unas reglas comunes de convivencia

Es un problema muy serio. Es el problema de la integración, en el que estamos fallando a fuerza de querer ser más santos que Santa Teresa. Vamos a ver; yo he trabajado en el extranjero, y en mi familia ha habido emigrantes. Para lo cual aprendimos el idioma y tratamos de integrarnos en la sociedad que nos recibía, que es lo que marca el sentido común. Además, tratamos de mantener nuestra identidad, pero siempre tratando de mantenernos dentro de un marco amplio de respeto al país que nos acogía...

Pero hay ciertos colectivos con los que esto no vale; resulta que si yo voy a Arabia Saudí, Emiratos Arabes, Yemen, o cualquier otro país confesional musulmán, mi mujer DEBE andar detrás de mí; mi mujer DEBE llevar la cabeza tapada; mi mujer NO PUEDE conducir. Etcétera. Etcétera. Etcétera. Es decir, que allí, me tengo que adaptar yo; y cuando vienen aquí, ¿también nos tenemos que adaptar nosotros? A ver, que esto no es así... ¿Aquí no tocaba que se adaptaran ellos? Adaptación...

Porque tengamos una cosa clara, este problema no se presenta con familias musulmanas que llevan generaciones en España, están totalmente integradas y adaptadas y no sufren ni generan ningún problema parecido; luego no es un problema religioso. Se presenta con familias musulmanas que acaban de llegar, y que lejos de querer adaptarse para integrarse, quieren seguir viviendo exactamente igual que en su país.

Lamentablemente, fallamos en ser firmes y explicarles lo que nosotros, generalmente, aceptamos al emigrar: que para vivir igual que en mi país, me tengo que quedar en mi país. Que "donde fueres, haz lo que vieres". Que afortunadamente aquí hay libertad de culto, no como en muchos otros países, pero que las reglas de convivencia en un país con libertad de culto deben estar dictadas al margen de la religión, porque entonces los miembros de la Iglesia de la Cienciología, o los Testigos de Jehová, o los Budistas, o los Protestantes, o los Católicos, o los Hindúes, podrían exigir también que en cada colegio se respetaran como norma sus indumentarias, horarios, costumbres, etc. Y esto sería el caos.

Porque, al final, todo es una cuestión de límites; ¿dónde ponemos el límite aquí? ¿En el pañuelo? ¿En el velo que sólo deja al descubierto los ojos? ¿En el burka? Señores, seamos sinceros por una vez. En este caso, afortunadamente, España es diferente. O debería serlo. Y la mujer, se supone, es igual al hombre. Ante la ley laica, que es la única que nos afecta y regula a todos por igual y que está por encima de las normas religiosas. Es decir, que tu religión “x” te puede exigir matar un hombre cada día 14 del mes, pero la Ley Española te meterá en la cárcel; tu religión “x” te puede permitir robar los días impares, pero la Ley Española te meterá en la cárcel. Porque la ley civil es la que regula y garantiza nuestras libertades, por encima de las creencias y preferencias de cada uno. Para que todos seamos iguales frente a los demás.

Esto es España. Así es España. Bienvenido a España. Tenemos cosas buenas y cosas malas, pero no seremos tan malos cuando quieres venir... vengas de donde vengas.

Así que por favor, con todo respeto, si quieres venir a España, que es mi casa, eres bienvenido. Pero no esperes que obligue a mi mujer a mirar al suelo en tu presencia. Y lo siento, pero en mi casa tu mujer es igual que tú, así que debe poder hablar y opinar igual que tú, y debe poder mirar al mundo de igual a igual.

jueves, 15 de abril de 2010

Elvira Santos

Llegando a la cuarentena, estás en condiciones de reunir valor para echar la vista atrás; y recuerdas a las personas que han marcado tu vida, para lo bueno y para lo malo. El Colegio es uno de esos lugares donde se concentran buena parte de esas personas, especialmente porque llegan a ti en esa fase de desarrollo, inquietudes, dudas y miedos que conforma en gran medida la certeza que serás más adelante; modela (y a veces, a nuestro pesar, moldea) una parte importante de la persona que eres.


Yo tuve la gran fortuna de vivir esa etapa en el Colegio Nuestra Señora Santa María, en Madrid. Una experiencia (modelo, no molde) que mis Padres me regalaron a base de un permanente sacrificio económico y personal durante 12 años, desde 1º de EGB hasta COU.

Pero hoy, no escribo para hablar del Colegio, ni de mis Padres. Escribo para hablar de Elvira Santos, cuyo fallecimiento me ha golpeado hoy. Han pasado varios años de nuestro último encuentro, en la boda de Angelines y Víctor, y muchos más desde que dejé el colegio, allá por 1.989. Sin embargo, Elvira ha estado presente a lo largo de todos estos años en muchas conversaciones, con mis amigos, con mi familia, con mi amor y sí, también con mi Inquilino, al que ella supo entender mejor que nadie en aquella época.

Elvira Santos. Me llamaba Romeo como una broma que años después compartió conmigo, cuando me contó que la broma era de su hija y sus amigas... Me hizo amar aún más la lectura, me enseñó a encontrar un sorbo de vida en cada línea de un buen libro, a mirar al frente con limpieza y sinceridad y nunca, nunca, nunca, me dio un motivo para mentirle.

No hubo una sola clase en que no captara mi atención, ejerciendo a la perfección su oficio de Maestra, transmitiéndonos con entusiasmo cuánto disfrutaba compartiendo sus horas y su esfuerzo con nosotros. Derrochaba sentido del humor y salpicaba con fina ironía nuestras equivocaciones, consiguiendo motivarnos para seguir adelante. También por los pasillos, que llenaba con el repiqueteo de sus tacones.

Junto con Pamen, nos enseñó cuan bueno puede llegar a ser el trabajo en equipo durante todo ese año de clases magistrales que nos regalaron en COU, Lengua y Comentario de texto. Qué magníficas formadoras de profesores hubieran sido, las dos, si no hubieran decidido dedicarse a nosotros, que no éramos conscientes por entonces de que la suerte nos visitaba a diario, disfrazada de esas discusiones con que podían llenar una hora de clase, enseñándonos sin que nos diéramos cuenta a analizar, valorar, sopesar, y decidir. Por entonces, salíamos de clase tan contentos porque “no habíamos hecho nada”; un día lo entendí, y se lo dije tras una clase de Comentario acerca de ‘La verdad sobre el caso Savolta’ de Eduardo Mendoza “Elvira, le dije, en ninguna clase tengo que pensar tanto como en la vuestra…” Elvira y Pamen se miraron, se rieron, y Elvira, clavando en mí esos ojos eléctricos y chispeantes, mirándome de frente, ya seria, me contestó con una nueva lección: “Romeo, si te has dado cuenta, aplícate el cuento: paranomasia”.

Todos los que recuerdan hoy la pasión con la que hablaba de un buen libro, una buena pieza musical, un bonito paisaje, saben que, en realidad, no se ha ido. Sigue con nosotros, a nuestro lado, riendo con alegría cada vez que uno de nosotros abre un libro y se dedica a sorber un poquito de vida en cada línea. O cuando, como yo ahora, derramamos unas lágrimas para celebrar que Elvira está aquí, como siempre, mirando por encima de mi hombro mientras escribo estas líneas de recuerdo, y sigo ‘aplicándome el cuento’. Gracias Elvira. Un beso muy fuerte.

miércoles, 14 de abril de 2010

No Limits

No Limits. “No limits” significa que, una vez que decides hacer algo, no debes plantearte límites más allá de los que te marque el puro sentido común. Decidí dejar de fumar de una vez, y al poco tiempo estaba tan bien que empecé a superar límites en el tenis… hasta que el sentido común y el traumatólogo pusieron un límite auténtico. Aquello me costó unos cuantos kilos a cuestas, pero la doctrina No Limits obligó a empezar a darle al spinning y, poco a poco, a trotar suavemente por el parque. Y la cosa funciona; poco a poco, pero funciona. De hecho, uno de los pulmones ya hasta responde cuando le llamo…
 
Así que, para sacar a mi pulmón vago del sopor, nada mejor que decir “No limits!!!” y decidir correr una carrera popular. No, no el Maratón, que no está el horno para bollos… Pero entre el spinning y mi trote cochinero por el parque ya estoy en condiciones de rodar unos 10 km sin echar las entrañas por la boca, así que me he inscrito en la III Carrera Liberty Seguros, que se celebra el 30 de Mayo. ¿Por qué esta y no otra? Al fin y al cabo, hay muchas… Pues tengo varios motivos:

 
- el 15 de Mayo hará un año del último cigarrito “pa’l pecho”

- tengo dos meses para hacer un entrenamiento específico y un poquito serio.

- discurre por una zona preciosa de Madrid: Goya, Alcalá, Cibeles, Castellana, Concha Espina y Príncipe de Vergara hasta Goya. ¿Os imaginais la gozada de correr por esas calles sin coches?

- Y, la más importante: los últimos 3 kilómetros son… ¡¡¡cuesta abajo!!! Así que, si falla el pulmón, siempre puedo echar a rodar…
 
Y encima, con ser capaz de terminar la carrera, ya me puedo dar por satisfecho. Al fin y al cabo, casi 39 años, ex-fumador reciente y 109 Kilos… hombre, espero perder algo más de peso de aquí al día de la carrera, no vaya a ser que la Puerta de Alcalá se caiga a mi paso… o se espanten los leones de la Diosa Cibeles…
 
Y así, entre nosotros, si encima acabo en menos de 1 hora, ¡fiesta!
 
No limits.

 

lunes, 5 de abril de 2010

Las tradiciones no escritas

Hay tradiciones que, por no estar escritas y públicamente sancionadas, a veces dejamos pasar de lado, sin prestarles la atención que merecen. Hoy os hablaré de una de ellas, que me proporcionó una vivencia intensa y entrañable.

Conocí la existencia de la Cofradía a través de uno de sus miembros fundadores, que publicó por anticipado las intenciones, las sensaciones, el cómo y el por qué. Cautivado por su relato inquirí más información, que él amplió de buena gana, como siempre que se le pide. Atrapado sin remedio, le presenté mi solicitud de ingreso, aunque fuera “a prueba”, en su pequeña Cofradía.

Se trataba de conocer otra forma más de vivir la Semana Santa Leonesa, un poquito más allá de los pasos y las procesiones, o quizás un poquito más acá, nunca se sabe.

Mi solicitud de ingreso fue aceptada, y las 21:30 comenzamos la jornada cenando, respetuosos con los preceptos de la Cuaresma, el Bacalao –con mayúsculas- al ajoarriero que nos proporcionó la energía y el calor que tanto íbamos a necesitar. Disfrutamos además de una estupenda conversación, con vivencias y recuerdos de otras noches similares, que nunca iguales.

A continuación, caminamos tranquilos al encuentro, a espaldas del Colegio Leonés, del resto de la Ronda. Lejos de las aglomeraciones del resto de actos, la Ronda Lírico Pasional organizada por la Cofradía del Cristo del Desenclavo (en su nombre reducido) es un acto discreto, tranquilo, sobrio, no amenizado pero sí acompañado por un solo tamboril, una corneta y una carraca. El Mantenedor, flanqueado por las antorchas portadas por los cofrades, nos guió raseando por sus rincones favoritos de esta maravillosa “y vieja ciudad nuestra”, contándonos en “piedra y verso” el por qué de la selección de cada estación.

Así, hablamos de los Comuneros a las puertas de la Catedral, de la creación del Convento de las Clarisas, de uno de los milagros acontecidos a sus puertas, del origen del perdón Pascual a un preso a los pies de la Cárcel, del origen de la Hermandad del Desenclavo, las Tres Marías y el ascenso de Jesús al Cielo frente a la puerta del Perdón en San Isidoro…

Luego, nos sumergimos en lo más antiguo de León y, dejando atrás el Barrio Húmedo, pasamos de largo ante la Iglesia del Mercado, profundizamos en  el León medieval para encontrar, entre dos paños de muralla, el Vía Crucis que conducía, sepulcral silencio entre estaciones, al Crucificado camino de su destino. Este año no entrará al Convento de las Carbajalas pues las monjitas, ya mayores, no están para cánticos nocturnos y han pedido dormir en paz para poder rezar en condiciones, y a sus horas.


Por ello, tras presenciar el paso de todos los papones, respirando ese silencio sólo roto por el roce de los zapatos y las capas contra el empedrado, también por el obligado peaje tecnológico de las cámaras fotográficas (en este caso, mea culpa), presentamos nuestros respetos y, tranquilamente y despacito, nos vamos por donde Cristo vino, mostrándonos el camino, inmersos en reflexión, silencio y una mezcla de inquietud y paz interior.

Un café a tiempo, ya de madrugada, frente al Palacio Botines, nos devuelve poco a poco a la realidad cotidiana mientras nos proporciona esa pequeña dosis de calor que necesitaremos, ya de retirada, para llegar indemnes a nuestras camas; pero durante varias horas el sueño se resistirá a venir porque seguiremos embriagados por todas las sensaciones descubiertas.

Pedro, Marcos, Sergio, gracias de todo corazón por admitirme en vuestra pequeña Cofradía, por mostrarme, otro año más, que la Semana Santa en León es mucho, muchísimo más que el dichoso Genarín, y que hay tradiciones, aunque no estén escritas, que merece la pena conocer, disfrutar y conservar con frío en los pies, calor en el estómago, e ilusión en el corazón.

Las fotos, tratadas apresuradamente para poder subir este post, no hacen justicia, ni por asomo, al ambiente vivido durante esa fria -y cálida- noche leonesa. Espero poder, poco a poco, enseñaros pequeños rincones de una Semana Santa sobria y elegante, pero también festiva.

jueves, 11 de marzo de 2010

Quizá algún día...


Quizá algún día le interese a alguien que sepamos la verdad "verdadera" de lo que pasó aunque, francamente, lo dudo. Dudo que ninguno de nuestros "líderes" actuales o anteriores, quieran rasgar el "estúpido velo" con el que pasaron la página del olvido, porque era lo que más convenía a los unos y a los otros.

Quizá algún día dejemos de querer ser más que el de al lado, de pensar que nuestras creencias, costumbres, ideologías, gustos musicales, deportivos, literarios, son las únicas permisibles o, en todo caso, las mejores.

Quizá algún día dejemos de tratar de imponernos sobre los demás a cualquier precio, sin importarnos el daño que llegamos a hacer.

Quizá algún día nuestros líderes estarán a la altura de su pueblo, o quizá el pueblo decida que no necesita líderes así.

Ayer mi hijo estuvo en un museo, donde el monitor les explicó que "de todos los habitantes del planeta, el hombre es el más listo; y también el más tonto; y el mayor depredador de todos" Le llamó la atención y le hizo gracia, pero no le extrañó, me lo contó como algo natural. ¿Es natural que con 8 años por cumplir admita algo así sin pestañear?.

Aquel día hace 6 años, como muchos otros, yo estuve en uno de los tanatorios de Madrid, compartiendo el dolor de una amiga. Sigo llorando cada vez que paso por Atocha. Los atentados de Londres en Julio de 2005 me pillaron allí, una de las bombas explotó a escasos 100 metros de donde me encontraba, y los pelos se me ponen de punta cada vez que recuerdo...

Sólo me queda un consuelo:
la gente normal, como tú, como yo, como esos otros que conocemos, los que somos capaces de ponernos de acuerdo, o de discrepar, hablando de lo que sea, y seguir pensando en los demás como amigos nuestros, a pesar de que pensemos distinto.

¿Tan difícil es?

Con independencia de la creencia religiosa de cada uno, un momento de reflexión y de recuerdo hacia los que sufrieron, y a los que siguen sufriendo, constituye toda una oración.

Quizá algún día nos abracemos en lugar de matarnos.


Quizá.

Algún día.
Un abrazo fuerte para todos

miércoles, 10 de marzo de 2010

Demagogia


No, no he salido a tomar fotos a la Carrera de San Jerónimo... aunque lo pueda parecer

Es simplemente que Hoy me ha dado por pensar en un término que utilizamos mucho para atacar al contrario pero cuyo significado, en general, desconocemos. Lo entendemos, y sabemos que es malo, pero no somos capaces de expresarlo con palabras más allá de "Es lo que hacen esos cab..... de enfrente".

Y como "esos de enfrente" y "estos de aquí", desde mi punto de vista, hace mucho que forman parte de lo mismo, he decidido investigar un poco. No mucho, que yo también voy para político y me estoy haciendo vago; vamos, que me he ido a ver qué pone en Wikipedia. Os lo resumo, que es interesante.

Según la RAE, Demagogia es la práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular. Y también como la «degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder».


Se considera como demagogia esa oratoria que permite atraer hacia los intereses propios las decisiones de los demás utilizando falacias o argumentos aparentemente válidos que, sin embargo, tras un análisis de las circunstancias, pueden resultar inválidos o simplistas.

Formas de demagogia:
- Falacias
- Manipulación del significado
- Omisiones
- Redefinición del lenguaje
- Tácticas de despiste
- Estadística fuera de contexto
- Demonización
- Falso dilema

Está claro que nuestros políticos y sindicalistas también buscaron Demagogia en Wikipedia...

Esta mañana me dijeron que somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios. Por una vez voy a hacer caso y me voy a callar, porque como diga lo que pienso las señoras madres de todos estos se van a remover en sus tumbas; Y las que sigan vivas, desearían estar muertas para no oir lo que muchos pensamos de esos energúmenos, inmorales, ladrones, vagos, maleantes, prepotentes, traidores, corruptos, falsos y sinvergüenzas que tienen por hijos.

¿Lo veis? Al final algo se me ha escapado...

martes, 23 de febrero de 2010

¿¿¿¿Una "ironía"????

Lo confieso, me han terminado de descolocar. O me han dejado las cosas claras, según se mire.

Por una vez pensé que un político había decidido dejar a un lado sus intereses partidistas para anteponer el interés general a todo lo demás.

Por un momento, una de las "lideresas" del PP ofreció la posibilidad de crear un Gobierno bipartito por el bien general.

Como en alguno de los países más potentes de Europa (vease Alemania).

Teniendo en cuenta que hablamos además de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, otrora senadora más votada de la historia de España, y que a pesar de no ser santo de mi devoción -ningún político lo es- creo que todos le asumimos una gran capacidad de Gobierno, Gestión y Toma de Decisiones (en Mayúsculas), estuve tentado de levantarme y aplaudir.

Y, francamente, en caso de alternancia, la idea de tener a Esperanza como Presidenta en lugar de Rajoy, como que tiene música; es la diferencia entre Líder (Esperanza) y Seguidor (Rajoy).

Pero no.

Resulta que era sólo "un comentario irónico, no una propuesta formal".

Pues vaya.

Por un momento, creí estar en otro país. Con otros políticos. Al menos, en uno de los lados.

Qué pena.

lunes, 15 de febrero de 2010

¡¡¡Hoy ha nacido el niño!!!

¡¡¡Hoy ha nacido el niño!!!. Llevaba tiempo esperándolo, lo confieso, y además no es una sensación desconocida en absoluto, pero es cierto que al final, cuando ha nacido, he vuelto a revivir aquellas sensaciones olvidadas…

 
9 meses sin fumar. A puros huevos (con perdón). Y no me apetece ni una pizquita. Deseando estoy que pasen otros tres meses para celebrar el bautizo…


Pero no ha sido un camino fácil. Cuando el pulmón empezó a funcionar (no bien, sólo a funcionar), descubrí que el tenis es apasionante cuando puedes correr a por la pelota una y otra vez, y generaba unas endorfinas que me hacían sentirme estupendo. Adiós, tabaco. Cuando la rodilla empezó a doler (otra vez), descubrí que el tenis intensivo (vamos, casi a diario) y mi peso eran muy malos compañeros de viaje. Adiós, Tenis. Adiós, endorfinas. Hola, ansiedad. Hola, aumento de peso. 8 kilos en dos meses tiraron por la borda la ilusión de dejar de fumar sin engordar, y me encontré con 118 kilos (en canal, como dice mi padre).

Médico, análisis, colesterol, triglicéridos, transaminasas, azúcar, chopitos, gambas, callos… vamos, ¡¡¡que tenía de todo!!! Hola, Dieta (com mayúsculas); Hola, ejercicio cardiovascular.

He descubierto lo divertido que puede ser el spinning cuando el pulmón no se rompe por el camino. Y eso que, en realidad, es una moderna forma de tortura por la que, además, pagas. Muy resumido. Te subes a una bicicleta estática de aspecto futurista, junto con otros 20 masoquistas; todos mirando al frente, donde una máquina de matar disfrazada de monitor/a joven y superdeportista se monta en una bici igual que la tuya, pone música a todo volumen y empieza a dirigir una hora de recorrido con subidas, llanos, subidas, más subidas, otro esfuerzo más… ¡¡¡y no les falta nunca el aliento!!! Son robots, seguro.

Pero no os podéis imaginar lo bien que te sientes después de una hora de esfuerzo máximo, cuando descubres que todavía puedes andar… y al cabo de un ratito, hasta hablar.

Adiós, Marlboro, adiós…

martes, 9 de febrero de 2010

Sigue la saga - ¡¡¡Precaución, riesgo de sobredosis!!!

Pues lo prometido es deuda, y hoy que tengo un momento os hablo también del segundo (Choque de Reyes), tercero (Tormenta de Espadas) y cuarto (Festín de Cuervos) tomos de esa apasionante saga / novela río / culebrón a caballo entre lo medieval y lo fantástico llamada Canción de Hielo y fuego  del amigo George R. R. Martin. Como no quiero aburriros, os remito a la crónica del primer tomo que ya conoceís, y os cuento una reflexión al respecto.

Os recomiendo la lectura de todos, de hecho yo estoy esperando como agua de Mayo la llegada de Danza de Dragones, que se supone cerrará la saga. Pero después de haberme enganchado literalmente a las 800 páginas por tomo, os recomiendo intercalar otras lecturas entre tomo y tomo (o incluso cada medio tomo) para que no os canse o cause ataques de ansiedad nocturna del tipo "me levanto y leo un ratiro más, a ver qué pasa".

Es curioso cómo van cambiando nuestras lealtades a lo largo de la saga, cuando llegamos a hacernos "amigos y seguidores" de alguno de los malos malísimos del principio, a no ver con tan buenos ojos a otros, e incluso a desear que dos personajes determinados se encuentren "para ver qué pasa, jejeje". En otros casos, alguno de los buenos se convierte en patético y deseas que le pase algo malo y te lo quiten de enmedio, o se hace malo y la sorpresa te anima el capítulo...

En definitiva, sangre, fantasía, lealtades rotas, enemistades olvidadas o renovadas, sexo, guerra, ansias de venganza, política, magia y demás elementos fundamentales para mantener la atención a lo largo de (hasta ahora) más de 3.000 páginas.

Por mi parte, tengo hecha mi apuesta de cómo terminará todo, tengo claro quién quiero que gane, qué pareja quiero que se forme y quién quiero que muera. Aunque al paso que lleva el autor, no va a quedar ni el apuntador...

En resumen: La estructura es totalmente la de un culebrón de éxito, los personajes aparecen y desaparecen casi sin previo aviso y siempre echas de menos a los que no están, las sorpresas, apogeos y momentos de inflexión se suceden adecuadamente para mantener la tensión y el interés en saber más y llegar más allá.

Pero, como con todo buen culebrón, corres el riesgo de saturarte si no sabes parar a tiempo de vez en cuando.

Recomendado para amantes de la intriga, la épica y/o género fantástico. Si no te molesta el ambiente medieval y te gustan las historias tipo culebrón, también estás en el público objetivo.

Posología: imprescindible pero debe ser sabiamente dosificado.

El último deseo (otro brujo bajo el sol)

Otro descubrimiento que, después de leer El nombre del viento , pierde parte del encanto, ya que los protagonistas guardan muchas similitudes y el primer tomo del anterior es, para mi gusto, mejor. Lo que no quiere decir que este no merezca la pena, que la merece. El autor, Andrzej Sapkowski,  está generando furor en Polonia y aledaños, furor que se va extendiendo poco a poco por el resto de Europa. Hasta donde se, hay ya 7 tomos de la saga, lo que puede llegar a generar algo de pereza... Para no extenderme demasiado, primer volumen de una saga que abunda en el género fantástico, protagonista brujo/guerrero (una especie de mutante), miembro de una orden en vias de extinción, que se dedica a recorrer el mundo "desfaciendo entuertos" y matando bichos, en un mundo poblado por distintas razas en un  punto de inflexión en cuanto a las razas dominantes.
Lo mejor del libro, lo que lo hace recomendable, es por una parte el lenguaje fresco y desenfadado y por otra que nos ofrece una "versión libre" de muchos de los cuentos tradicionales de Europa Central (especialemente de los Grimm); en algunos casos como tronco central de un episodio, en otros como guiño al lector, lo que hace su lectura muy fácil y divertida. Mención especial merece la referencia a Blancanieves y... hasta aquí puedo leer.